jueves, 29 de diciembre de 2011

LA TAN PROMETIDA FELICIDAD DE RAJOY HA COMENZADO

Ha sido en fecha memorable, el día de los Santos Inocentes. Y de verdad que el objetivo ha sido cumplido. Se nos anuncia la genuflexión ante los deseos de la patronal, la única beneficiada, con el zarpazo dado al Salario Mínimo Interprofesional, 641'04 euros congelados. El SMI, justo por lo que significa, jamás había sido congelado en todos los años de democracia. Los más débiles; nuevamente el hachazo a las mismas cabezas.  ¿Y para qué? Ningún beneficio apreciable en la famosa reducción 'mariana' del déficit. Sólo el placer sádico del que algunos pueden gozar al saberse dueños y señores de esclavos. Buena manera de comenzar a degustar la felicidad que Rajoy prometió en campaña.
Una taza más de cinismo son las declaraciones de la ministra Fátima acerca de que no se van a implantar los 'minijobs' -con lo bien que suena la palabreja-, porque ya están promulgados. Y mensajes de alivio al anunciar el incremento de los mismos por los 'indudables' acuerdos entre la patronal y los sindicatos para alcanzar la tan esperada y deseada 'Reforma del mercado laboral'. Una auténtica gozada.
Frente a esta noticia, propia del día en que se ha hecho pública, tenemos la de la extremada benevolencia de Su Majestad, que ha tenido a bien hacer público el desglose de los ingresos que entre todos los españoles le obsequiamos. La verdad es que a muchos nos ha quedado buena dosis de confusión, pues son tantos los detalles que no se aclaran que la tan esperada noticia ha dejado de serlo. Quizá nos tranquiliza saber que de nuestro dinero no ha ido directamente nada a los yernos, ni al de los fulares y las pashminas ni al genial mago, que sin hacer el numerito prometido, recibe generosas muestras crematísticas de agradecimiento

Cierto es que algunas cosas han despertado nuestra preocupación. ¿Por qué se dice el dinero que el Rey y el Príncipe 'ganan'? Ganar un sueldo se suele asociar a un trabajo realizado o bien a la suerte de los juegos de azar. En esta España de crisis profunda quizá habría que matizar exquisitamente el léxico para cuestiones de este tipo; seguro que demasiadas sensibilidades no se sentirían dañadas.  Otra cuestión que llama también la atención es comprobar que sólo los varones 'reales' tienen derecho a 'ganar' un sueldo. No sucede lo mismo con las mujeres, a las que Su Majestad destina voluntariamente una determinada cantidad para 'gastos de representación'. Excelente es la cultura machista que se desprende de lo anterior, aunque la 'Ley sálica' referente a la sucesión es muestra palmaria de la desigualdad de sexos en cuanto a derechos.

Bien es verdad que tampoco es de interés especial señalar tales cosas, pues quizá lo más importante es que el poder resida no en la herencia sino en la voluntad del pueblo soberano expresada democráticamente.
Otra 'inocentada' es la mismita ministra Mato, la que no distinguía un jaguar gürteliano en su 'entorno familiar', y que confunde intencionadamente la violencia machista -en los dos últimos casos, asesinato-  con la violencia en 'el entorno familiar', (quizá se refiera al jaguar felino). También es verdad que la misma Mato trabucó una clase de  teatro infantil sentados en corro los niños en el suelo con que en Andalucía los alumnos daban sus clases en el suelo porque no tenían ni pupitres. Es para 'quitarse el cráneo' ante una mente tan despampanantemente lúcida.

La felicidad que Rajoy prometió ya ha comenzado. Pero no son más que pinceladas; el climax vendrá a finales de marzo, después de la conquista andaluza.

Es triste, pero la bancarrota ética está servida.

2 comentarios:

  1. Como siempre, un placer leer tus artículos, Mª.Dolores; aplastantes por la sólida argumentación en la que te amparas, tal como es la cruda realidad de cada día y que cualquier ciudadano debería percibir sin ningún tipo de ayuda.

    Desgraciadamente,los hechos en las urnas demuestran que no es así, y ello lo tenemos que sufrir todos aquellos que vemos secuestrada no solo nuestra voluntad política sino el bienestar y la seguridad de nuestras familias.

    Y par más inri, el 'caldo de cultivo' del que se nutren las futuras generaciones de futuros ciudadanos con derecho a voto no puede ser más nauseabundo, por obra y gracia de una educación sin rumbo, siempre en manos de unos políticos que no tienen la menor intención de que la Cultura con mayúsculas deje de ser patrimonio de los unas minorías a las que ellos sirven con la mayor complicidad, un servilismo, bien pagado...con el dinero de todos.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, un placer leer tus artículos, Mª.Dolores; aplastantes por la sólida argumentación en la que te amparas, tal como es la cruda realidad de cada día y que cualquier ciudadano debería percibir sin ningún tipo de ayuda.

    Desgraciadamente, los hechos en las urnas demuestran que no es así, y ello lo tenemos que sufrir todos aquellos que vemos secuestrada no solo nuestra voluntad política sino también el bienestar y la seguridad de nuestras familias, por obra y gracia de unos conciudadanos que más que desinformados, parecen sufrir de una profundad anencefalia.

    Y para más inri, el 'caldo de cultivo' del que se nutren las futuras generaciones de ciudadanos con derecho a voto no puede ser más nauseabundo, por obra y gracia de una educación sin rumbo, siempre en manos de unos políticos que no tienen la menor intención de que la Cultura con mayúsculas deje de ser patrimonio de los unas minorías a las que ellos sirven con la mayor complicidad y servilismo, bien pagado por cierto...con el dinero de todos.

    ¡Qué negro futuro para este malhadado país nuestro!

    ResponderEliminar