domingo, 25 de diciembre de 2011

MAJESTAD, TARDE Y MAL

Majestad, no podéis ignorar que vuestro discurso de Nochebuena era esperado con gran expectación por buena parte de la ciudadanía española preocupada por las circunstancias que nos circundan y que no son nada halagüeñas, ni en lo que atañe a la economía ni en lo referente a la brutal corrupción que campa a sus anchas en nuestro país.

Tampoco debe de desconocer vuestra Majestad que la salvaje crisis que nos atenaza no es algo nuevo y descubierto tras los resultados de las elecciones del 20-N. Vos debéis de saber igualmente que esta crisis inunda los países del euro; que manifestó sus inicios en la quiebra del holding estadounidense Lehman Brothers, y que ha sido potenciada por todos los medios neoliberales en un intento más de ahogar a los países más pobres y relanzar el capitalismo más feroz.

Igualmente, Majestad, no deberíais ignorar la desleal utilización del hecho económico global por parte del Partido Popular, ahora en el poder de toda España. Ha ejercido este Partido la más miserable oposición en temas de Estado desde el mismo momento en que las urnas decidieron que fuera un Gobierno Socialista el responsable de este país. Se le acusó de mantener  una connivencia continuada con ETA; se le responsabilizó  de ser el culpable de la crisis económica que en España estamos sufriendo, y con el hábil discurso goebbeliano de reiterar incansablemente las más burdas mentiras crearon un clima de desasosiego tal que consiguieron convencer a gran parte de la ciudadanía de que la 'salvación' se hallaba única y exclusivamente en Mariano Rajoy.

Y los frutos de tal propaganda vieron la luz en las recientes Elecciones Generales. Y es ahora cuando se niega lo tantas veces reiterado anteriormente: la solución a la crisis no la puede dar ni Mariano Rajoy ni todo el PP en su conjunto. Resulta que es necesaria la ayuda de todos , partidos políticos y ciudadanos,  para salir de esta crisis. Se exige en estos momentos lo negado tantas y tantas veces.

Nunca, Majestad, os había escuchado una petición tan contundente como la de este año para que todos se preocupen y ocupen en ayudar al Partido Popular. Las circunstancias económicas del año pasado eran semejantes a las de ahora; el Gobierno Socialista se hallaba solo ante el peligro, y vos, Majestad, no clamasteis en su ayuda. Por eso, Majestad, entre otras cosas, me habéis decepcionado.

De igual forma, Majestad, no es nuevo y por ello vos deberíais de estar sabedor de que una desaprensiva corrupción nos invade desde los últimos tiempos del gobierno de Aznar. Corrupción mayormente vinculada (¿presuntamente?) con altos cargos del Partido ahora en el Gobierno, bastantes de los cuales han sido imputados por la justicia y algunos se hallan ya en el banquillo de los acusados. Antaño el nuevo Presidente del Ejecutivo no pareció darse por enterado, y tampoco vos, Majestad, que en algo hubierais podido llamar la atención.

Ha sido necesario, Majestad, que un miembro de vuestra familia haya sido aireado por la práctica totalidad de los medios de comunicación para que vos de manera muy seria hayáis hecho alusión a los procederes no adecuados del comportamiento de cargos públicos.
Por todo ello, y con el debido respeto, como no podía ser de otro modo, Majestad, su discurso llega tarde y mal.

4 comentarios:

  1. Váyanse, señores Borbones; de una puñetera vez.

    ResponderEliminar
  2. Miguel Montes Neiro se queda en el trullo: el banquero se fuma un puro con su amnistía vergonzosa en el bolsillo mientras lee con profusión la lista de desahucios: De Guindos dice: ¡¡ yo no sabía nada, lo juro por Ormuz; en provincias (España y Portugal) jamás nos enterábamos de nada de lo que hacían mis jefes en Lehman Brothers!! tururú: el señorito Morenés tan contento (periodistas mercenarios han dibujado de él un perfil soportable) tiempo al tiempo, creía que una bomba de racimos era como un gajo de uvas y Urdangarín con un morro que se lo pisa supongo que esquiando y durmiendo a pata suelta.
    Miguel Montes Neiro, un hombre al que ninguno de los mencionados se dignaría a mirarle, mucho menos a ayudarle porque es pobre, está tieso como la mojama, no representa nada para ninguno de ellos, menos que nada, sigue en la puta carcel.
    Del rey, mejor me callo para no tener problemas.
    PD. Le rezará De Guindos por las noches a Milton Friedman.
    Saludos.
    Aviador

    ResponderEliminar
  3. Excelente artículo, Mª Dolores!.

    ¡Por fín alguien denuncia que el Jefe del Estado haya hecho dejación de su responsabilidad ante tanta corrupción, principalmente promovida en las filas del ahora 'caballo ganador', y sin duda en parte estimulada por ese silencio cómplice, ahora tardíamente roto como denuncias, cuando la pudredumbre, presuntamente, 'pringa' ya a la propia Institución Monárquica.

    Es digno de subrayar que tampoco obvies que con su total inacción ante la brutal, crispadora, falaz y traidora oposición ejercida por el PP durante las dos Legislaturas, la 'Institución' también haya contribuído a que la ciudadanía, sometida a un 'tercer grado' por los masivos medios de la derecha, haya acudido a las urnas como 'masa condicionada', votando incluso muy en contra de sus intereses de clase.

    Nada de ello es de extrañar si tiramos de 'hemeroteca' y de medios no sujetos a la tácita censura de los 'oficialistas', los cuales nos brindan una realidad muy lejos de la edulcorada a que nos tienen acostumbrados estos últimos respecto a La Corona, manifiestamente adherida a los principios de los
    poderes oligáquicos y muy lejos de la pulcritud y neutralidad que muchos millones de ilusos ciudadanos le presuponen.

    Y para muestra, 'un botón':

    http://www.cronicapopular.es/?p=6214

    ResponderEliminar
  4. Excelente artículo, Mª Dolores!.

    ¡Por fín alguien denuncia que el Jefe del Estado haya hecho dejación de su responsabilidad ante tanta corrupción, principalmente promovida en las filas del ahora 'caballo ganador', y sin duda en parte estimulada por ese silencio cómplice, ahora tardíamente roto como denuncias, cuando la pudredumbre, presuntamente, 'pringa' ya a la propia Institución Monárquica.

    Es digno de subrayar que tampoco obvies que con su total inacción ante la brutal, crispadora, falaz y traidora oposición ejercida por el PP durante las dos Legislaturas, la 'Institución' también haya contribuído a que la ciudadanía, sometida a un 'tercer grado' por los masivos medios de la derecha, haya acudido a las urnas como 'masa condicionada', votando incluso muy en contra de sus intereses de clase.

    Nada de ello es de extrañar si tiramos de 'hemeroteca' y de medios no sujetos a la tácita censura de los 'oficialistas', los cuales nos brindan una realidad muy lejos de la edulcorada a que nos tienen acostumbrados estos últimos respecto a La Corona, manifiestamente adherida a los principios de los
    poderes oligáquicos y muy lejos de la pulcritud y neutralidad que muchos millones de ilusos ciudadanos le presuponen.

    Y para muestra, 'un botón':

    http://www.cronicapopular.es/?p=6214

    ResponderEliminar