viernes, 9 de diciembre de 2011

"NO HABRÁ OTRA OPORTUNIDAD"

 "No habrá otra oportunidad" dice Sarkozy, ventrílocuo de Merkel. Oportunidad ¿de qué?, ¿para qué?, ¿para quién?

Los que hemos pagado todo  -y en ello estamos-  y nos ajustamos al máximo para sobrevivir dignamente en una situación económica de injusticia social absoluta de la que desconocemos sus orígenes, porque nada hemos hecho para que se produjera, nos sentimos inmerecidamente amenazados por estas palabras. Una vez más se pretende que nos sintamos culpables de lo que otros han hecho. Si consiguen que nos autoculpabilicemos por la precaria situación económica actual, lograrán nuestro silencio 'cómplice' y la consiguiente paralización en lugar de la necesaria acción revulsiva contra tanta mentira y tanto abuso.

Vergara: Rajoy se cuadra ante Merkozy
En Europa -también en Estados Unidos- están aterrorizados porque el capital se viene abajo. necesitan más dinero para continuar alimentando al monstruo de innumerables cabezas conocido con el nombre de 'Mercado'. Tienen mucho miedo, lo tienen ellos, los políticos unidos a los especuladores. Siente miedo los que tienen mucho que perder. Y pretenden contagiarnos su terror, una más de sus innumerables indecencias, como si también nosotros estuviéramos a su nivel. La brecha entre los pobres y los ricos es enorme. Es ahora impensable que los de un lado carguen con la responsabilidad del otro, el cual, además, se ufana de estar muy por arriba de nosotros; por eso nos miran por encima del hombro. 

¿Qué más podemos perder los de siempre? Se han zampado todita la sangre de nuestras venas. Ahora que apechuguen con la propia y con la de aquellos a los que han estado ayudando a ser más ricos, obscenamente ricos. A los que han protegido en sus manipulaciones fiscales, engañando a Hacienda -que en esto somos todos-, a los que parece  que hay ayudado a evadir sus caudales a paraísos fiscales, a los que les han rebajado sus impuestos desde antes incluso del comienzo de la estafa, a los que son indultados de trampear con el dinero de todos, esos y sus protectores, que mucho tienen que perder, que se las ventilen ellos solitos.
Forges lo dice todo
Da la sensación de que Rajoy ha despertado de su letargo de desconocimiento absoluto de la famosa crisis. Todo se iba a solucionar con sus mágicas pócimas. El gobierno anterior era el único culpable. Y ahora se desayuna en Marsella poníendose de rodillas ante una autoritaria Merkel y ofreciendo a todo el pueblo español en sacrificio de vasallaje.

Rajoy ha hinchado pecho y se ha empavonado. Su mayoría absoluta lo legitima para 'hacer lo que tiene que hacer', es decir, cumplir dócilmente con los deberes que Merkozy le ordene. Y ello no es más que todo lo contrario de lo que ha estado prometiendo durante tres años y medio, y más intensamente en la campaña electoral.
Siempre El Roto

No cesan en el mensaje de austeridad y apretarse el cinturón, pero ¿quiénes?, nosotros. Pues no. Esos mensajes deben dirigirlos a los propios, a las enormes fortunas cuyo origen -legal o su contrario- también desconocemos. Y también deben aplicárselos ellos mismos y no mirar hacia el otro lado mientras se embolsillan cantidades indecentes de euros. "Europa corre gran riesgo de explosión", reitera el títere francés. ¿Y a nosotros que nos cuentan? Ya nos han explotado hasta la extenuación. Diríjanse a los explotadores, no a sus víctimas. 

Los que durante toda nuestra vida hemos luchado por una sociedad más horizontal, más igualitaria y más justa, detestamos que Merkel desde su trono alemán quiera dirigir nuestra economía, nuestros presupuestos, nuestros salarios. Y todavía nos cabrea más que Rajoy doble su testuz (ya lo hizo Zapatero y así se mantiene como embajador del mismo Rajoy), se vea secuestrado por una amnesia total que contradice sus reiteradas promesas.

El genial Forges
Desconozco cómo va a responder esta sociedad sumisa y aún esperanzada en los milagros de la buena nueva anunciada. O bien la anestesia funciona y todos callan, o la reacción puede ser muy seria. El movimiento 15-M en España -esa panda de piojosos para los Aznar-Botella- y el resto de movimientos semejantes a lo largo de este planeta tienen la palabra y la acción. Vamos a confiar en que no desmayen ante las aberrantes injusticias que se han consolidado. Nuestro apoyo y trabajo lo tienen y lo seguirán teniendo. De momento los partidos políticos se han ganado a pulso nuestra desafección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario