sábado, 7 de abril de 2012

TODA LA CIUDADANÍA DEBERÍA SABER LA VERDAD SOBRE ESPAÑA

En cien días Rajoy y los suyos han dado la vuelta al completo a España. Este país poco tiene que ver con el de los últimos tiempos.
¿Cuántos españoles son conscientes en los momentos presentes de la vorágine en que España anda metida? Al PP se le ha dado desde siempre bien la propaganda, enmiendan la plana incluso a Goebbels; y los medios de comunicación que están a sus órdenes -cada vez en mayor número-, desconocedores de la ética y la honestidad, y muy hábiles en la manipulación y la mentira, hacen el resto.
¿Es conocedora la gente de la tragedia española? ¿Sabe la ciudadanía que Rajoy, después del primer y grande desmantelamiento de España, va a hacer nuevos Recortes (él desconoce la palabreja y lo llama 'reforma') porque los bancos europeos le dicen que no tienen suficiente sangre española y los vampiros van a seguir hincando sus incisivos en nuestro cuello cuando menos los esperemos?


Rajoy no se atreve a dar la cara ante los españoles y decirles la gravedad de la situación y envía a sus mandados. En este caso, el ministro Guindos ha adelantado que va a haber "más recortes en  Servicios públicos, en especial en EDUCACIÓN y SANIDAD"
Siendo como es que la Socialdemocracia no supo hacer frente debidamente a la forzada crisis financiera -extendida después globalmente a casi todos los ámbitos- y mostró en su momento soluciones demasiado parecidas a las de la derecha, la verdad es que un Gobierno Socialista jamás toleraría llegar a situaciones como la derechona española nos ha conducido. La Educación y la Sanidad son intocables con un Gobierno decente y preocupado por los ciudadanos antes que por la dictadura de los mercados. Hemos defendido la necesidad de una Educación de calidad y pública a la que puedan tener acceso todos, sin mirar orígenes sociales ni económicos, ya que lo importante es la igualdad de oportunidades para todo el mundo, no para unos privilegiados cuyos padres puedan pagar una carísima educación privada y elitista. Y en ello estamos, por supuesto.
Ahora, el ministro de Economía -el mismo que junto con Montoro animaban a eudeudarse en el asunto del ladrillo- avanza que el Gobierno reduce un 45% los fondos para políticas de Salud Pública. Es decir, de una dotación de 70 millones de euros pasa a 38'42.


Pilar Farjas, Secretaria General de Sanidad ha explicado que, como las Autonomías tienen transferidas la mayoría de las competencias en Sanidad, con el paso dado se evita la "sobrefinanciación". El dinero recortado -que es muchísimo- es el dirigido especialmente a prevención y atención de enfermedades cronicas, diabetes, tabaquismo, drogadicción,  sida, 'epoc'... Y la necesidad de una supervisión estatal con la dotación económica necesaria es de absoluta exigencia: cualquier epidemia (ya ocurrió con la 'gripe aviar' o el H1N1) puede producirse y la respuesta debe ser común, a nivel estatal; no diecisiete respuestas, según la autonomía donde cada cual resida.
Además, las autonomías están económicamente asfixiadas, aunque la 'culpa' sea suya por haber dilapidado el dinero de todos en caprichos de sus mandatarios o por haber practicado  un tipo de política excesivamente 'fraternal' con la corrupción, como en el País Valenciano sucede -desde donde, por cierto, aún  le están pagando a Zaplana dos guardaespaldas.


Se ha despilfarrado en grandes eventos, cuyos cuantiosísimos costes seguimos reembolsando, los numerosos casos de degradante corrupción -presuntamente vinculada a grandes mandatarios del PP- han sido causa de bancarrota contra los ciudadanos que nada tenemos que ver en estos asuntillos. Y las CCAA han recibido, además, del Gobierno central el tajo lineal de 5.000 millones, y no va  a ser el último.


El caso es que, por unas y otras cosas, ¿que más va a pasar realmente en EDUCACIÓN y SANIDAD?
Guindos, con la frialdad que le caracteriza, afirma que la economía española menguará en 2012 un 1'5%. Pero que saldremos adelante. Insiste en la medida de condonación a los grandes defraudadores con tal de que abonen tan solo el 10% de lo evadido. Podría ser que con estas formas de actuar gubernamentales se dé vía libre en este país a todos aquellos que se hinchan de dinero por acciones delictivas: prostitución, tráfico de drogas, juego...De hecho, al respecto ha habido contestaciones de esta índole al ministro.

La ciudadanía de España entera debería ser conocedora de la gravísima situación de este país, llevado muy a menos por las políticas erráticas de un PP ávido de poder y de un Presidente  pusilánime, que se confiesa con temor y de rodillas ante Europa y  los mercados, pero es cobardemente incapaz de dar la cara ante los españoles todos y hablarles con claridad y veracidad. Encubrirse en la patraña de la herencia ya no le vale.

Sé bien que es Pascua, que muchos están acostumbrados a tener vacaciones por estas fechas y ahora se hallan disfrutándolas. No es mi intención incomodar a nadie, evidentemente. Pero hay que saber que estas 'necesidades' se están acabando para la mayoría de los ciudadanos. Habrá que luchar para poder comer, pero olvídense de estudios para sus hijos, de determinada ropa, de 'caprichos' que considerábamos casi precisos. Rajoy con sus disparates está acabando con todo.

Merece la pena ir sabiendo las cosas mientras estas se van consolidando en nuestro país, antes que despertar un día sabiendo que somos pobres de morir, y por dignidad no encontremos otra salida que la de Dimitris Christoulas.

3 comentarios:

  1. Yo soy una de esas españolas que aún está de vacaciones.
    O eso creo, porque no soy capaz de desconectar mi mente de la situación en la que se encuentra nuestro país y, como si de fastidiarnos aún más se tratara, el des-gobierno español anuncia, en estos días, y vía nota de prensa, que seguirá apretando el "garrote vil", a ritmo lento, para que el sufrimiento se sienta de verdad.
    Insoportable pero, sobre todo, indecente.

    ResponderEliminar
  2. No me explico cómo los españolitos de a pie, votaron con tanto entusiasmo a nuestros "queridos" franquistas. De verdad, que no me cabe en la cabeza. Es como poner a una zorra a guardar el gallinero. ¿Se creyeron a pies juntillas todas las mentiras de Rajoy y sus mariachis?
    Existe un refrán que afirma:"El que quiere el mal por su gusto, al infierno vaya a quejarse"

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Rosa. Anoche entré en el primero de tus blogs y ahí me he añadido como seguidora, pues me gusta mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar