domingo, 9 de enero de 2011

CALUMNIA, QUE ALGO QUEDA

Para evitar confusiones provocadas por la mala fe o por la cobardía, quiero clarificar en el presente artículo que, desde un principio, este blog fue concebido y así ha ido desarrollándose amparándome en el artículo 20 de nuestra Constitución de 1983. Creo que queda bien claro en la explicación que personalmente doy en mi blog  acerca de cómo y por qué decido abrirme un espacio en internet, donde expresar con totol libertad mis opiniones y pensamientos  desde mi perspectiva de una persona intrínsecamente de izquierdas.

Aclarado esto, el asunto que me está preocupando estos días es el daño que se le está intentando hacer al ex ministro de Interior, Antonio Asunción, por el simple hecho de haber tenido el atrevimiento y valentía de optar, a través de unas Primarias, a medirse con Jorge Alarte para procurar ganar la Presidencia de la Generalitat Valenciana.
No sé de qué forma y manera, desde el PSPV se ha enconado no sólo a Ferraz contra Antonio Asunción, (no es descabellado pensar en Pepe Blanco)  para que éste sea expulsado del Partido, de su Partido, sino que, desde el mismo lugar se va echando leña al fuego, provocando un profundo malestar entre la militancia socialista y, echando mano del tan manido "Calumnia, que algo queda", se está manipulando la imagen y el honor del ex ministro a través de calumnias e injurias, con la finalidad, quizá, de intentar acabar con él -políticamente hablando- para el resto de sus días.
Se dice de Asunción que es un infiltrado de Camps para romper el PSPV a cambio de ser luego nombrado conseller por el Molt Honorable. No puedo creer que cabeza alguna con algo de sentido común pueda tomar en serio tal insensatez, que más bien debería provocar risa. Pero desde fuera del ámbito político se está hablando de estos disparates, y poniéndolos en tela de juicio. Con lo que el honor, la intimidad personal y la imagen del ex ministro quedan, de entrada, dañadas. Se vulnera así el artículo 18 de nuestra Carta Magna.
Se exhiben incluso fotos en que se puede ver al actor Pepe Sancho, Camps y Antonio Asunción, como queriendo potenciar la vinculación de Asunción con el PP. Estos "periodistas" (así llamaba Valle Inclán a los vendedores de periódicos en su Luces de Bohemia)  desconocen que Pepe Sancho y Antonio Asunción son primos hermanos, por lo que es  fácil encontrar al ex ministro en algún teatro viendo actuar   a su pariente.
Es extremadamente grave lo que se está masacrando a Antonio Asunción. Por ello no podemos extrañarnos en que manifieste que va a defenderse con uñas y dientes. Y es que no puede ser de otra forma. Es difícil recuperar el honor mancillado; el mal desde la dirección de Blanquerias está hecho. Pero Antonio Asunción tiene agallas, experiencia personal y política y la valentía necesaria para salir adelante con ayuda de la Justicia. Cuando Jorge Alarte no llevaba todavía pantalón largo ya llevaba Asunción años de trabajo bien hecho en pro del Partido Socialista.

El origen del daño al ex ministro viene de Jorge Alarte -como responsable máximo del "aparato" del PSPV (de donde surgen estos avasallamientos, según citan los medios de comunicación), que ni en sueños puede acercarse al conocimiento y conocimientos de Antonio Asunción.
Es Alarte un personaje enfermizo, con un ego sobrevalorado (habría que ver los cientos de fotografías en diferentes poses  en que parece decir: "que guapito soy"). Como nunca ha trabajado en nada, de la facultad pasó a la política municipal, de ahí dio el salto a la Secretaria general del PSPV, debe de tener  el convencimiento, así parece desprenderse, de querer vivir siempre de ella y sólo de ella. Y es esto muy peligroso. Ahora se ha montado su personal NO-DO, en las pantallas de cine, antes del pase de la pelicula. Antes lo hacía Franco para su propaganda personal. Ahora lo hace Alarte. Antidemocracia en ambos, aunque de muy distinta manera, por supuesto. Es de sabrosa lectura para conocer más a fondo las maneras de actuar de Alarte y su concepción de la política  la lectura en internet del "Fòrum ciutadà d'Alaquàs".
De todo este atropello, cuya principal víctima es Antonio Asunción, quiere el PP aprovecharse. Bien está que Antonio Clemente niegue rotundamente y tildándolo de absurdo la fantochada de que Asunción quisiera romper el PSPV para ser Conseller de Camps. Agradecidos por su testimonio clarificador. Pero, por favor, señores del PP, absténganse de hacer jucios de valor sobre el PSOE en relación a Antonio Asunción. Céntrense en su partido, el PP, e intenten arreglar los demasiados agujeros negros que los invaden. No hagan leña del árbol caído, porque con ello, y en provecho propio, le pueden hacer mucho daño a Asunción. Él se basta por sí mismo. Además tiene un montón  de militantes y buenos amigos que no lo van a dejar sólo en ningún momento. Lo conocemos, sabemos de la hombría y honradez de este hombre de bien, de su profunda convicción socialista. La verdad saldrá a la vista de todos, pero, por favor, no "ayuden" a embrollar más las cosas.
Toni, amigo, adelante con lo que cosideres que debes hacer. Ya sabes que tienes nuestro apoyo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada