martes, 4 de enero de 2011

ESTÁ MAL VISTO HABLAR BIEN DEL PSOE


Parece ser que se ha puesto de moda hablar mal del PSOE y exigir la dimisión de Zapatero; es lo común en la inmensa mayoría de los medios de comunicación, cuyas portadas parecen clonadas: la subida de la luz, del tabaco, de la gasolina...No mencionan que todas las pensiones han dejado de estar congeladas. Tampoco nadie se acuerda ya de los muchos avances sociales (incrementos en las becas, ordenadores en las aulas, cheques bebés, 420 euros a los parados de larga duración, subida del salario mínimo interprofesional a cerca de 700 euros, Planes E (I y II), gracias a los cuales los ayuntamientos que lo han querido gestionar adecuadamente han producido trabajo a un montón de personas, al margen de las obras que han mejorado visiblemente las ciudades y los pueblos). Ha sido mucho el dinero que, mientras la situación económica lo ha permitido, ha sido destinado al incremento del bienestar de las gentes. Ahora ha habido que frenar.
Tampoco podemos olvidar la ingente cantidad de leyes progresistas que, bajo el mandato de Zapatero, se han promulgado; algunas muy contestadas por la derechona falsa y los señores de la sotana, como la ley del matrimonio entre personas del mismo sexo y la ley de la interrupción libre del embarazo. Leyes valientes que exigen gobernantes audaces.
La crisis global nos ha invadido como al resto del mundo occidental. Las políticas más obcenamente ultraliberales se han impuesto. El Banco Europeo y la vigilancia de Moody's se han convertido en mandatarios dictatoriales. Los países han ido obedeciendo a este ser abstracto que va engulléndonos, conocido como El Mercado, y según la fortaleza económica de cada país se va afrontado de una u otra forma esta plaga iniciada a finales del siglo XX . España vivía bajo la conocida "burbuja económica", basada en la constucción. Este falso pilar, después de esquilmarnos playas y montes, se vino abajo: había mucho más construído que posibilidades de compra, y aquellas alegres hipotecas concedidas a cualquiera, para pagar hasta en sesenta años, tuvieron que echar marcha atrás porque los bancos españoles recibieron el recado de Estados Unidos, y en seguida de Europa. Bajó el trabajo, aumentó el paro, todos perdieron (hasta su casa hipotecada), menos los bancos, a los que todavía rescató el Gobierno con 40.000 millones de euros...
Zapatero, aceptada la crisis por excesivamente evidente, ha tenido que tomar medidas que a nadie nos gustan, porque la mayor parte de ellas cargan sobre la chepa de los asalariados, funcionarios, pequeños y medianos empresarios, autónomos...Mientras los ricos están siendo cada vez más ricos.
Pero esto es lo que hay ante la Peste que nos asola. No es la práctica del ideario socialista, por supuesto. Pero la situación en manos del PP, Rajoy o quien fuere sería mucho peor, ineluctablemente peor para las clases menos favorecidas.
Lo bueno y mucho que Zapatero ha realizado ha sido obviado de un plumazo. Ahora "lo que se lleva" es criticar a Zapatero y al PSOE, y venga alabanzas al PP, como los "salvadores".
Por supuesto, la Jerarquía Eclesiástica ha vuelto a morder miserablemente la mano que le da de comer, y en la farsa montada en la Plaza de Colón de Madrid, ricamente disfrazados de oro y plata, pregonaron sus odios al laicismo y politicas progresistas que Zapatero ha llevado a cabo. Todo será que pidan otra cruzada en pro de la fe y el regreso de los fachas, a los que, felices, pasearían nuevamente bajo palio. Y el Gobierno sigue aguantando el Concordato de mantenimiento de esta gentuza.
Al margen de esto último, España va bien, a pesar de los "peros" y las mentiras injuriosas que se van propagando por doquier. Si no, obsérvese cómo una gran parte de la ciudadanía ha disfrutado estas fiestas del consumo: los restaurantes a rebosar, los juguetes de los niños, carísimos, cines, bares, a tope, todos los días. Y no sólo estas fiestas. No hay sábado noche que se pueda ir a cenar a algún lugar "decente", si previamente no se ha reservado mesa. Los grandes almacenes están a tope, las gentes arrastrando sus bolsas de compra, y no ya de comida sino de ropa, joyas, bolsos, zapatos de marca....Una locura.
Pero como bien decia Coral Bravo, las palabras interactúan con la realidad; en muchas ocasiones llegan a crearla. Y ahora han creado que Zapatero debe marcharse y dejar paso a Rajoy. Y esto se repite a todas horas, de forma que se convierte goebbelianamente en verdad para el ciudadano.
Otra rebelión, comenzada a la par de ponerse en vigor la ley, es la prohibición de fumar en lugares cerrados. Esta rebelión, sin analizarla racionalmente, se está incitando desde los medios afines al PP:  la finalidad, intensificar el odio al presidente Zapatero. Lo curioso es que los argumentos esgrimidos son idénticamente los mismos, de calcomanía. Una prueba más de la irracionalidad de tanta gente y lo demasiado que cuesta pensar.
A contracorriente, y a pesar de no comulgar con muchas de las cosas que Zapatero se ha visto obligado a imponer, viendo las alternativas, me quedo mil veces con Zapatero y con el Socialismo, aunque no esté de moda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada