martes, 31 de enero de 2012

RAJOY DESPRECIA A LOS ESPAÑOLES

Estas artes son sólo propias de cobardes, no dar la cara ante los propios y hablar en el extranjero  chuleándose de las medidas tomadas y las que vienen, mucho peores, contra la ciudadanía de siempre, la clase media-baja, a la vez que se postra ante los que considera poderosos.


Lo cierto es que Rajoy desde que tomó posesión del cargo de Presidente del Gobierno ha ido escondiéndose de los españoles, se ha metamorfoseado como el genial 'Mortadelo' con tal de no dar la cara. Tiene que salir al extranjero para convencernos de que 'su lengua no se la ha comido el gato'. 
Rajoy con gestos de satisfacción se hace el valiente; le confiesa al primer ministro finlandés, Jyrki Katainen, "la reforma laboral me va a costar una huelga". Se le ve satisfecho, Bruselas ha aprobado las medidas de recortes realizadas ya. Lo peor, dice Rajoy, viene ahora, en la segunda quincena de febrero. Todo generalizaciones, concreciones pocas. De facto, Durao Barroso le ha pedido que precise. Los especialistas coinciden en que esta austeridad que está deviniendo en miseria jamás puede generar crecimiento ni, por ello mismo, fomentar el empleo. Pero la obcecación es absoluta.
A la vez, en plan plañidero, va echando balones fuera y perversamente hace lo que prometió no hacer nunca: critica al anterior Gobierno socialista y lo culpa de la 'herencia' que ha recogido. 
Es un personaje verdaderamente retorcido este Rajoy: habla tautológicamente sin clarificar ni especificar nada,  intensificando el miedo de los ciudadanos con sus imprecisiones acerca de 'lo que se ve obligado a hacer'. Dosifica poco a poco la cicuta. De esta forma la gente, atemorizada, va haciendo cábalas de la nos espera. En lugar de hablar claro y explicitar TODAS las medidas a tomar, lo hace por goteo, aumentando el temor y el dolor de las gentes. Hacer sufrir por gusto es propio de sádicos. Habrá que inferir que esta es otra de las características del pontevedrés.
El PP, con Rajoy al frente, sabía desde hace mucho qué iban a hacer. Esperó a ganar a base de mentiras y ahora se excusa en la herencia socialista. No es cierto que haya ido encontrándose cifras distintas a las que les transmitieron en el impecable traspaso de poderes. Estas afirmaciones, faltas de valentía y veracidad, las tenía estudiadas. Que no nos vengan ahora con cuentos.

Rajoy saca pecho en la cumbre europea y se siente satisfecho de haber hecho los primeros deberes. Y se compromete a imponer todo lo que le ordenen. Destrozará la vida de los españoles, pero tiene que servir a Europa. En España tiene mayoría absoluta, manda de las fuerzas armadas, les ha comprado material antidisturbios, y cuando la población se eche a la calle, quizá de forma menos pacífica a como lo está haciendo ahora, con dar las órdenes pertinentes a la policía, todo arreglado. Los mejores tiempos de la represión se instalarán nuevamente y nada pasará.
Las confidencias de Rajoy a sus colegas europeos reafirma lo que reiteradamente hemos dicho acerca de aquellas palabras de Cospedal  días antes de las elecciones del 20-N. Otra prueba más de que tenían estudiado al milímetro lo que iban a hacer. Las mentiras sobre la 'herencia socialista' son 'excusas de mal pagador'.

Y mientras nos destrozan y nos arruinan sin transparencia alguna, ni en sueldos de trabajadores públicos, ni de funcionarios, ni acerca de las pensiones mermadas sin explicación alguna, ellos, los políticos, no se enteran de que estamos metidos hasta el cuello en una crisis de especuladores. A los políticos los seguimos viendo con caras sonrientes y maquilladas de cinismo, peleándose por el poder del sillón, bien vestidos -aunque no se paguen los trajes- y con múltiples sueldos. Una obscenidad total, vergonzante y vergonzosa en cualquier momento, pero en el actual es imperdonable.

Y no está bien que dejemos como mentiroso al Presidente del Gobierno: si está convencido de que los ciudadanos le van a pagar sus muchos esfuerzos con una huelga, hay que complacerlo. Pero no podemos dejarlo sin la traca final como sorpresa de esta gran fiesta que él solito ha montado. A trabajar la imaginación, que el tiempo corre. 

2 comentarios:

  1. Qué ganas tengo de que llegue el momento de ocupar las calles definitivamente y enviar a donde se merecen PPSOEs y secuaces.
    Te añado a mi lista de blogs.

    ResponderEliminar