jueves, 19 de enero de 2012

QUISE MORIRME



Quise morirme.
Una vez más quise morirme.
Fue la Nochebuena y quise morirme.
La vida como farsa,
Sin posibilidad de transmitir el amor
Que el corazón constriñe.
Sin poder entender el abismo
Que separa nuestras almas,
Hijo mío.


Dos mundos distintos
Condenados a no entenderse,
Es el destino, el maldito destino
Que no deja que nos comprendamos.
Uno, solo y desgraciado,
Sin ti, mi vida, sinsentido
E imposible la alegría.


Hablamos y nada decimos, 
Sólo confusión y ofensas
Que únicamente el silencio cesa.
La maldición de Sísifo
Me acompaña en mis culpas. 
Culpas por todo,
Culpas de nada.


Mundos distintos,
Lenguas de Babel, 
Confusión siempre,
Tú hablas y no entiendo.
Yo hablo y me confundes 
Hasta las ganas de morirme.


Sin solución para nunca
Una vida de ilusión.
Jamás la realidad verdadera.
Aquél no era más
Que el que la imaginación creaba,
Cambiará mañana, mañana...
No hubo mañana.
No hay mañana.
El presente desgarrado
Impone su crudeza.
Aquél ya no existe,
Sí, sus fantasmas.


Tan imposible la comunicación ahora.
Tampoco mañana,
Jamás vendrá.
Ese es el destino.
Dos caras ante la vida,
La del corazón y la de la sonrisa hueca.


Nunca más una Nochebuena
Será nochebuena.
Quise morirme.
Noche en vela, triste, sin comprensión,
Mañana abrazada por el sol,
Pero el frío en los huesos.


Aceptar que sólo es un sueño,
Que la vida es un sueño, 
Un mal sueño. 
Quise morirme y aún quiero.







2 comentarios: