miércoles, 10 de noviembre de 2010

ALARTE SIGUE DESHOJANDO LA MARGARITA DE BENIDORM

El Secretario General del PSPV, Jorge Alarte, ha mostrado en demasiadas ocasiones el terrible confusionismo que en él alberga. Después de reiterar hasta la saciedad su apoyo incondicional a Agustín Navarro como alcaldable de Benidorm, para los comicios próximos, hoy dice  todo lo contrario, llegando a afirmar la negación de éste si el PP prescinde de sus trásfugas en Denia y La Vila-Jojiosa.
En su momento, el presidente del PSOE, Manolo Chaves, ya expuso su opinión respecto al transfuguismo de Benidorm y su consideración negativa a que el actual alcalde tránsfuga, Agustín Navarro, encabezase la lista para las Elecciones Municipales en esta población.
Sin embargo, como queriendo desmarcarse de Ferraz y manifestar su propio poder,  Alarte sacó pecho y apoyó una y mil veces a la persona del tránsfuga Navarro. Quizá con esta actitud pretendía Alarte mostrar una autoridad y una independencia respecto a Madrid de la que carece.
Alarte "pinta" muy poco en Madrid, y después de las próximas elecciones del 28 de mayo, no "pintará" nada. Y ojalá que me equivoque.
Acaba de designar a Carmen Ninet presidenta del Comité Nacional Electoral. Una vez más ha demostrado Alarte su aturdimiento y cobardía, queriendo rodearse sólo de  aduladores. Pagará caro este desconocimiento de la realidad que lo circunda.

Por otro lado, es éste un momento propicio para que un partido como el PSPV pueda recuperar la Presidencia de la Generalitat Valenciana, con el terrible descalabro del PP en esta comunidad, traspasada de norte a sur por la corrupción más insospechada que surge de los poros de "los grandes del PP". Fabra en Castellón, imputado formalmente; Díaz Alperi, Sonia Castedo y José Joaquín Ripoll, con su Brugal, en Alicante; y en Valencia, el grueso de los dirigentes populares, encabezados por Francisco Camps, todos ellos imputados por su "consanguinidad" con la trama Gürtel, la malversación de los dineros de los ciudadanos, y hallándose con una deuda jamás vista (ni Correos les fía), con una RTVV igualmente endeudada y embrutecida, y, además,  con el entendimiento  por las nubes pensando construir en Valencia un Parque Temático Ferrari, como el de Abu Dhabi. Camps debe de imaginarse ya semejante a un emir y Rita, de faraona. ¡De locos!

Si no se gana a esta panda de mafiosos, tras las elecciones hay que echar el cierre a Blanquerías y marcharse a casa. Y es que este PP valenciano, con esas sus ansias tan brutas de llenarse los bolsillos, lo está poniendo demasiado fácil.

Hay que encontrar la estrategia electoral, sencilla, breve y clara, para que llegue a la gente de la calle; conformar una buena lista electoral, con personas implicadas de corazón con el proyecto socialista, con imaginacion e inteligencia suficientes para convencer del cambio en pro de la honradez, del trabajo bien hecho y siempre en aras del bienestar social de la población.
Basta ya de choriceos, del sí pero no, de los amiguismos y de las mentiras a la ciudadanía sólo por apoltronarse en el sillón del poder. Hay que ganar para servir a los demás, no para servirse a sí mismo. Eso lo hacen, y muy bien, los del PP.

En esto hay que dar la talla, Sr. Alarte: firmeza en sus decisiones, búsqueda de los mejores y olvido de las palmaditas a la espalda. Esto último es lo falso y de nada sirve. Cuando usted nada pueda ofrecer, el lugar de estas palmaditas, los mismos individuos le darán patadas en su trasero. ¡No lo olvide!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada