viernes, 5 de noviembre de 2010

RAJOY, ¿POR QUÉ MIENTE RESPECTO AL CATALÁN?

Dice Rajoy, en relación a la visita de Ratzinger a Barcelona, que "es lo mejor que le ha pasado al catalán nunca" y que "es la mejor campaña que se ha hecho en mil años".
O Rajoy es un terrible embustero o es un analfabeto respecto a los ataques sufridos por la lengua catalana a lo largo de los siglos, o bien es ambas cosas. Más le valdría callarse ante las cosas que desconoce y no hacer, una vez más, el más espantoso de los ridículos.

El lingüicidio por parte del franquismo -por citar los bestiales ataques más recientes en el tiempo- y la persecución así mismo de la cultura catalana, tuvieron que ser respondidas con paciencia, pero sin pausa, por el pueblo catalán tanto desde el exilio republicano como, más tarde, desde el interior, por la propia ciudanía catalana. Y, aunque ello comenzó a tener una base más real a finales de los años cuarenta, ya desde mucho antes comenzó la lucha por la pervivencia de lo propio. (El borbón Felipe V es recordado por su Decreto de Nueva Planta con el "castigo"  de estar el cuadro que lo reproduce colgado boca abajo en el museo  de Xàtiva)
Gracias a la perseverancia de la ciudadanía catalana renació en la clandestinidad el Institut d'Estudis Catalans (IEC), "aceptando el "catalán castellanizado" por imperativo del régimen represivo; de manera que, a partir de 1939, la única televisión existente, TVE, comenzó a emitir tímidamente un programa mensual, "Teatro catalán". Más adelante, casi tres decenas después, comenzó "Edicions 62" y la valenciana "Tres i Quatre" bajo la dirección de Eliseu Climent. Y, a partir de 1969, en los últimos coletazos del franquismo, comenzó a publicarse, por fascículos, la "Gran Enciclopedia Catalana". No podemos olvidar que los miles y miles de emigrantes castellano hablantes emigrados a Cataluña -conocidos como los charnegos-  que pudieron, en principio, ser otro obstáculo para la normalización y extensión del catalán como lengua vehicular, hecho que podría intensificar los propósitos del franquismo imperante, pronto se inclinó a favor de Catalunya, al mezclarse los de fuera con los autóctonos, y siendo considerados aquellos tan catalanes como los nacidos en tierra propia. Un buen ejemplo es Joan Manuel Serrat (al que, por cierto, se le prohibió cantar en catalán en Eurovisión)
Y todo ello no por un milagro papal, más bien al contrario, Franco -el genocida- que en 1939 proclamó  "La unidad nacional la queremos absoluta, con una sola lengua y una sola personalidad, la española", derogando el Estatuto de Catalunya,  era paseado bajo palio por la jerarquía eclesiática, bajo el beneplácito del Papa (o es que ¿acaso no recordamos ya la bendición  de Pio XII a las dictaduras del momento?), sino  gracias a unos grandes hombres que, por amor y fidelidad a su lengua y cultura, trabajaron en pro de las mismas desde algo más un siglo antes, entre quienes destacan Pompeu Fabra, persona esencial en el mantenimiento y difusión del catalán, en su morfología, su sintaxis y su léxico, aunando maravillosamente los arcaísmos defendidos por algunos y la lengua que se iba hablando y escribiendo en su momento presente, con la finalidad de conseguir una lengua catalana nacional y moderna, de cultura y de lectura, es decir, de estado. De forma que podemos afirmar que es Pompeu Fabra el normativizador del catalán.
Colaborador de Fabra fue el mallorquín Antoni María Alcover, cuyo diccionario fue acabado por Francesc de Borja Moll: el "Diccionari català-valencià-balear".
Y, desde el punto de vista político, cuando en 1914 se unieron bajo la Mancomunidad de Catalunya las cuatro diputaciones provinciales del Principado, esta red institucional empujó la cultura en general y, en concreto, la normalización y la autoestima lingüísticas. Entre los personajes destacados en su defensa del catalán y la cultura que lleva aparejada no podemos tampoco olvidar a  Eugeni D'Ors.
Y este embrión de gobierno propio mencionado, desactivado y suprimido por la dictadura de Primo de Rivera, se vio revitalizado con la llegada de la Segunda República Española (a pesar de los problemas habidos) , que sí aceptó la autonomía del Principado y la cooficialidad de su lengua propia: el catalán.

La lengua fue prosperando en todos los ámbitos durante las tres primeras décadas del siglo XX. Luego vino, como más arriba hemos comentado, la insurrección civil y la guerra fraticida -con sus consecuentes represiones-, de cuyos ganadores, -el fascio franquista-, es hijo directo este PP tan parecido a la aberración estadounidense Tea Party.
Es, por tanto, el pueblo catalán el auténtico milagro que a la lengua y cultura catalanas les ha podido ocurrir. Que no vengan estos derechones, con Rajoy al frente -"inconstitucionalidad del Estatut, ignominias acerca del "abuso de la lengua catalana, etc-,  con ansias de derrocar lo conseguido por el pueblo catalán  a lo largo de los siglos, con su propio esfuerzo, cariño y admiración por lo propio, con zafias patrañas con tal de falsear los propósitos que esta iglesia católica, -capitaneada por Ratzinger, vinculado al nazismo en sus años jóvenes-,  tiene contra el Socialismo y el Gobierno legítimo del presidente Rodríguez Zapatero. Y, además, engalanada con unos lujos suntuosos, nada cristianos, y pagados por la totalidad de los contribuyentes, al margen de su credo.
Una tomadura de pelo más...

2 comentarios:

  1. Quiero felicitar a la Sra Dolors Amorós por este escrito, le agradezco mucho la defensa que hace a los catalanes ya que realmente hemos sufrido y luchado mucho por nuestra cultura y por nuestro idioma.

    ResponderEliminar
  2. La lectura de este escrito realmente me ha gustado. Es verdad que los catalanes hemos luchado con fuerza para mantener viva nuestra cultura y nuestra lengua y es hora que nos dejen de marginar por tener un idioma diferente al castellano, no hace falta que españolicen a los niños catalanes, nosotros ya hablamos las dos lenguas, estamos hartos de oír insultos nosotros también tenemos dignidad y queremos ser respetados no solo por el pueblo español sino también por el gobierno que utilizan nuestro idioma y cultura para que el resto de España nos odie.

    ResponderEliminar