viernes, 23 de abril de 2010

ALFONSO GUERRA EN ELX: HOMENAJE A MIGUEL HERNÁNDEZ

Bajo el título "MIGUEL HERNÁNDEZ, LA INOCENCIA Y EL COMPROMISO" ha inaugurado Alfonso Guerra, en el Centro de Congresos de la ciudad d'Elx, un ciclo de conferencias  en homenaje al poeta  Miguel Hernandez, el poeta del pueblo.

Tras la "introducción" de cómo el incivismo de la barbarie arrebató la vida a tres de nuestros excelsos poetas en lengua española, Antonio Machado, Federico García Lorca y Miguel Hernández, ha pasado Guerra a centrarse en la vida y obra de este último, con motivo de la celebración del primer aniversario del nacimiento de Miguel Hernández.
Poco más de una hora ha durado la exquisita palabra de Alfonso Guerra, con esa sensibilidad e inteligencia tan propias de él. Guerra ha conseguido trazar la trayectoria vital de Miguel Hernández entrelazada con la evolución de su poesía, con un magistral análisis literario de los versos del poeta, de su relación con los ya consagrados líricos de aquel momento, y del rápido aprendizaje de Miguel, -aunque siempre estaban presentes en sus versos sus orígenes de cuidador de cabras y de observador inocente de la luz y paisaje mediterráneos-. Las palabras de Guerra han sido una extraordinaria clase de Literatura poética, que ha emocionado al público que llenaba totalmente la sala en un silencio traspasante, que se ha visto roto en un mar de aplausos, tras la sentida y preciosa lectura  que Alfonso Guerra ha realizado de la Elegía a Ramón Sijé. 

Con palabras sabias y, a la vez, sencillas, Guerra ha conseguido transmitir el inmenso valor de la poesía del poeta oriolano, analizando las distintas etapas de la misma, con un pasear cronológico y, al mismo tiempo, tranversal de su vida y de su obra. Desde un principio ha denominado a Miguel Hernández -además del poeta del pueblo-  el primer poeta de la experiencia, en los años 30 y 40, poniendo en entredicho, así,  la consideración general de que la Poesía de la Experiencia tenga sus comienzos a finales del siglo XX. La amistad de Miguel con Aleixandre y con Pablo Neruda, al igual que su relación con otros poetas de la Generación del 27 le enseñaron mucho, y él aprendía rápido.  Pero "Miguel Hernández supo brillar entre la pléyade de grandes escritores del momento y nos ha dejado un testimonio de compromiso que lo hace merecedor de nuestro estudio y cariño, y todo lo que hagamos por exaltar su figura será poco" ha dicho Guerra.
De hecho, bajo la influencia de la poesía  sin pureza de Neruda, confiesa Miguel "Me llamo barro, aunque Miguel me llame./ Barro es mi profesión y mi destino/ que mancha con su lengua cuanto lame".

La última etapa poética de Miguel Hernández, para la que adopta la forma no estrófica del romance,  se plasma en el "Cancionero y romancero de ausencias", (una de los libros más importantes del siglo XX) ya estallada la guerra civil, en la que Miguel sirvió en el bando republicano, luchando en el frente de Teruel, entre otros sitios. Y si bien Miguel Hernández utiliza el romance para sus cantos épicos, lo hace desde su yo, de forma subjetiva, en primera persona; de manera que no sólo habla de lo que ve, sino, y muy especialmente,  de cómo lo ve y experimenta los horrores de su alrededor.
Sus versos bélicos le valieron la cárcel, a poco de acabar la guerra. No huyó por querer buscar a su esposa, Josefina Manresa y a su hijo, para llevarlos consigo. Fue encarcelado en diferentes prisiones, sometido al común y habitual tormento, que para él se magnificaba de forma especial en la soledad y ausencia de sus seres queridos, su mujer y su segundo hijo (el primero falleció a los pocos meses de nacer).  Desde la cárcel, al saber por carta de su esposa las penurias de ella y de su pequeño, escribió para éste la hermosa y, a la vez, descorazonadora Nana de las cebollas (tan maravillosamente interpretada por Serrat).

Rota su salud por la terrible e inhumana "vida" carcelaria, en su última morada, la cárcel de Alicante, abandonó la vida, esta vida, a los treinta y dos años de edad, en plena juventud.  Pero "la calidad y calidez de la obra de Miguel Hernández y por un acto de justicia histórica, para no añadir una herida más, -la del olvido-, al hombre y al poeta que declamó 'Con tres heridas yo/ la de la vida/ la de la muerte / la del amor'", nos obliga, desde el respeto y la admiración, a hacer todo lo que esté en nuestras posibilidades  para que, a través de su magnífica obra, Miguel Hernández continúe siempre vivo entre nosotros.

Con la enorme habilidad e inteligencia que posee Alfonso Guerra, a lo largo de su exquisita conferencia,  ha sabido introducir un hecho candente en los momentos presentes: la enorme ruindad con que algunos pretenden que los muertos injustamente, bajo la dictadura franquista, continuen enterrados en fosas comunes y desconocida su ubicación por sus próximos, sin que éstos puedan honrarlos como se merecen. Y, sin nombrarlo, ha hecho una clara alusión a la injusticia que se pretende hacer al juez Garzón.

El Ayuntamiento d'Elx y su alcalde, Alejandro Soler, están realizando una ingente labor en este primer centenario del nacimiento de Miguel Hernánde. Desde aquí nuestro reconocimiento por este esfuerzo en pro del hombre y del poeta. Un gran homenaje a la Cultura, en definitiva.

2 comentarios:

  1. Haciendo zapping en Tv, de pronto me encontré la imagen de Alfonso Guerra, hará algo asi como un mes y coincidiendo con su hermosa reseña en este blog, recitando la Elegía, y la verdad me impresionó por la sinceridad de su voz quebrada y el sentimiento que ponía para ese maravilloso poema sobre la amistad. Me gustaría saber si podría conseguirse en video, sonido, podcast...Igualmente, ayer hubo una intervención también de Alfonso Guerra recogida como noticia en la web de la Feria del Libro de Sevilla, pero desconozco si se puede conseguir toda en el mismo medio. Si lo conoce, por favor hágamelo saber por este mismo medio. la felicito por el blog.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, rösariö, por tus comentarios.

    Enrelación a la coferencia (preciosa)que dio Alfonso Guerra en Elche, en homenaje a Miguel Hernéndez, tengo yo el CD. Me ha costado de obtener, pero lo he conseguido.
    Ponte en contacto conmigo por correo electrónico.

    ResponderEliminar