jueves, 22 de abril de 2010

CONCIERTO-HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DEL METRO

Este próximo viernes,  mañana, a la 21 horas en el Auditorio Municipal de la Casa de Cultura de Burjassot, va a celebrarse un gran espectáculo con grandes artistas de distinto tipo, cantantes, poetas, rapsodas y especialmente un público entregado con toda su alma para dar calor y amor a las Vítimas del accidente del Metro del 3 de julio de 2006. Sus familiares no se encontrarán solos, nuestra solidaridad, comprensión y entrega los abrigará, y junto a ellos, seguiremos pidiendo la justicia que, desde un principio se les negó por parte de las autoridades máximas, municipales y del Consell.

Estos  43 muertos gratuitos y los 47 también inmerecidos heridos, con secuelas de por vida para bastantes de ellos se merecen todo nuestro calor, respeto y reconocimiento. Los fallecidos tienen sus tumbas, pero el recuerdo perdurable debe mantenerse y no caer jamás en el olvido, pues su muerte no fue casual -nada lo es- , sino causal. El abandono del mantenimiento de la línea más antigua, la 1, propició que, por no invertir 3.000 euros en una baliza (que era lo más sencillo y barato), se propiciara esta tan tremenda catástrofe, que a tantas familias destrozó.

Ninguna responsabilidad política hubo en la mayor tragedia del Metro. El entonces Conseller de Infraesturas y Obras Públicas, García Antón -ya fallecido- no se dio por aludido. Rita Barberá se hizo la tonta, queriendo sacar rédito político aludiendo a un posible atentado,  y Camps miró hacia otro lado. Nadie de la cúpula del poder valenciano se vio conmovido ante tanta muerte y dolor gratuitos y sin sentido. Su preocupación fue que la tragedia sucedió a pocos días de la visita del papa Ratzinger; todo estaba montado en honor a este último, tanto los actos como la "pastuki" que iba a llenar los bolsillos de algunos. Y había que ventilar cuanto antes lo del luto y pasar a la 'alegría' del encuentro de las familias. Todo banderitas blanquigualdas, todo sonrisas encorsetadas y mucho, demasiado, parné por medio, como para andar con llantos.

El tiempo ha ido tanscurriendo, ya casi cuatro años de aquel dolor y ningún pesar ni recuerdo justo por parte de las autoridades. Por eso, entre otras cosas, vive la Asociación, con un trabajo inagotable y respetando cada día tres de cada mes a sus familiares ausentes y los presentes enfermos.

Ahora Emili Piera y Alfons Cervera han conseguido el fruto de más de un año de trabajo, y de acuerdo con la Asociación y en homenaje a las víctimas de aquel terrible día, van a convertir la perennidad de su recuerdo asociándolo a la alegría de un homenaje pleno de amor.

Burjassot con su ayuntamiento al frente han ofrecido el lugar así como los gastos que del festival puedan derivarse. También otras poblaciones han colaborado, incluso comprando ingentes cantidades de entradas.

Yo, desde este mi modesto blog, quiero recordar que todavía se puede colaborar comprando entradas -¡sólo valen 10 euros!, pero, sobre todo, pido su asistencia. Y la pido, porque es una causa más que justa y que clama nuestra presencia. Es la noche de un viernes; la mayoría podremos descansar un poco más al día siguiente, y si no, tampoco sucede nada. Empatía y solidaridad son necesarias.

Va aser un acto entrañable. Pilar Manjón también estará allí. Y nosotros no podemos faltar. Los mandatarios tienen potestas, pero la  auctoritas es de la Asociación apoyada por todos nosotros. Ea, ánimo, y hasta mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada