jueves, 15 de abril de 2010

ALFONSO RUS Y LA GÜRTEL

                                                                                
Alfonso Rus, Presidente de la Diputacíon de Valencia, Presidente provincial del PP y Alcalde de Xàtiva, se pronunció anteayer de forma ambigua acerca de los enormes tentáculos de la trama Gürtel  que atrapan al PP.

Sus palabras, según el titular de Levante-EMV, fueron: "El que gobierna y se equivoca tiene que reconocerlo". En primer lugar, en el caso presente no se trata de una "equivocación", sino de un enorme transvase de dinero público -de todos los contribuyentes- a bolsillos privados y  una presunta financiación del Partido Popular.
Pero, y además, Rus jamás ha reconocido una equivocación, sino todo lo contrario; cuando sus meteduras de pata le llegan hasta las cejas sus respuestas son bravuconas amenazas e insultos barriobajeros a voz en grito.

La Diputación que él preside sigue siendo líder en deuda, con 254 millones de euros. El Ayuntamiento de Xàtiva cerró el año 2009 con un déficit de 1'5 millones de euros, después de unos años de bonanza económica en que el dinero entraba a raudales, pero su gestión ha sido de despilfarro absoluto: no hay nada en Xàtiva donde se pueda demostrar una buena inversión pública para la ciudadanía; todos son chapuzas. Pero Rus siempre acaba echando la culpa de todos los males existentes al presidente Zapatero. En la misma rueda de prensa donde intenta "abordar" el problema de la Gürtel, acaba diciendo: "La realidad -prosiguió- en este país es que no hay financiación, que los alcaldes y diputaciones tienen problemas económicos porque han bajado los ingresos" (sic. Levante, 14 abril 2010).

Lo que no dice es que su amigo, Arturo Torró, a quien aupó a numero uno del PP por Gandía en las pasadas elecciones municipales, ha aceptado haber tenido relaciones contractuales con Orange Market. Y nadie puede descartar que Rus no haya contratado también a El Bigotes, ya que en el mitin realizado en el actual platillo volante xativí (antigua Plaza de toros) por Rajoy el 8 de junio de 2007, para arengar a las masas de cara a las municipales, estaba allí presente -en carne, hueso y bigote- el mismísimo Álvaro Pérez, de pie en el tendido, atento al desarrollo del acto. ¿Quién pagó a El Bigotes sus gestiones? O Rus o El Consell. O lo que es lo mismo: el enorme gasto salió del bolsillo de todos nosotros.

Ahora el Tribunal Supremo ha admitido a trámite la denuncia presentada por el partido Socialista acerca de los implicados en la Comunidad valenciana en la trama corrupta: Francisco Camps, Riki Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret, jefe de protocolo de la Diputación de Valencia, codo a codo, día día, con Rus y ¿éste no sabe nada? Imposible. Rus es de los que controla todo lo que sucede a su alrededor.

Ya veremos qué pasa, pero de lecciones a los ciudadanos, nada de nada. Su ética (por llamarla de alguna forma) va envuelta en billetes de 500 euros. Su meta es una y única, el poder y el mony. Ni lo demás ni los demás existen en el corto horizonte de Alfonso Rus. Quizá su más que amistad con el Molt Honorable Camps no sólo se enfríe, sino que Rus intente sustituirle en su puesto de mando; ya lo intentó con Riki, ¿no?. Y es que este Alfonsito es de un atrevimiento....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada