lunes, 27 de diciembre de 2010

MARÍA ANTONIA IGLESIAS

Mª Antonia Iglesias, esa gran mujer y excelente profesional del periodismo, siempre coherente con sus principios socialistas y de progreso, ha sido una vez más  vilipendiada groseramente por el desvergonzado de Alfonso Ussía. De ser Mª Antonia una persona mediocre y vendida al poder, jamás se hubieran metido con ella. Es justamente lo contrario lo que ha provocado la innobleza del abyecto Ussía. Y es que el tipo éste, no pudiendo atacar a Mª Antonia por su personal valía e inteligencia, ha utilizado el camino más ramplón y ordinario: meterse con su físico.

La catadura de Ussía, que se las da de "gran señor de buenas maneras",  es la de un tipejo vulgar, machista a más no poder  y cobarde como él solo. Amigo de sus amigos, un tal Salvador Sostres,  y otro cual Sánchez Dragó. Famosos por su inclinación a la pederastia, incluso orgulloso éste último de la práctica de la misma. Aunque, eso sí, cobardes hasta la médula cuando ven el peligro de que la Justicia tome cartas en el asunto, y tienen que esconder el trasero de sus pantalones para tapar sus vergüenzas. 
Otro de estos machitos es el alcalde de Valladolid, León de la Riva (del PP, naturalmente).

De estos tipejos, a unos les da por mostrarse asquerosamente babosos y repulsivos al hablar del físico de determinadas mujeres, creyéndose muy hombres, cuando en realidad son unos guarros. Otros muestran su desprecio hacia el sexo contrario criticando el físico de ellas. En el fondo, esta maldad desgraciada no es más que una seria muestra de un enorme complejo de inferioridad y el gran cabreo por no poder soportar que las mujeres no sólo tienen una valía exactamente igual que la de los varones, sino que, en muchos casos es bastante superior. La rabia que les corroe la manifiestan así, en su machismo ramplón, bien hablando de la mujer como un objeto, que pueden utilizar cuando o como quieran, o bien atacando el físico femenino al ser inatacable la inteligencia de su "víctima".

Lo último que se le ocurre a una mujer inteligente respecto a alguien con quien se discrepa ideológicamente es atacar su físico, eso no es importante, por muy orejones que sea Ussía o por horriblemente feos y mantecosos que nos puedan parecer un Dragó o un Sostres. Lo valioso de un ser humano, en caso de ser humano, son otras muchas cosas, su inteligencia, su comprensión, su ternura, su buen decir y obrar. A una mujer inteligente le gusta de un hombre que la respete, que la valore por su persona, por su manera de ser y sentir, por su todo, no por una parte de ella, la metonimia no es lo adecuado para las relaciones hombres-mujeres, sean de la clase que sean, de amistad, de afecto, de pareja... Lo demás es tan sólo flatus vocis demasiado barato. 

4 comentarios:

  1. En que pais vives? con gentuza como tu, no me extraña el odio de la izquierda que llevo al pais a una guerra civil. Ignorante es lo mejor que se te puede llamar.
    Carmelo Martínez. 620243030

    ResponderEliminar
  2. Por su nombre, deduzco que es usted hombre y de la misma camada que Ussía, Sostres, Dragó...¡El insulto en lugar de la razón! Usted mismo se define.
    De todas formas, gracias por leerme.

    ResponderEliminar
  3. Querida María Dolores:Cada vez que emprendemos un camino debemos sacudirnos el polvo de estos seres anónimos de ojos turbios, deformantes, impuros. La vida tiene la elegancia que le aportamos. Tú eres fabricante de elegancia y no mereces que nadie que no lo sea te lea. Te queremos así, como eres, como escribes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Querido Rafael: Gracias por tus comentarios tan comprensivos y amables. Tú sí que eres un señor, y así lo demuestras constantemente con tus sabios escritos, plamación de tu amplio y exquisito saber.
    En efecto, qué lástima de ignorancia supina que abunda por todas partes. Ensucian la historia, la poesía, desconocen el raciocionio como arma para defender lo que uno considera mejor... En fin, demasiado trabajo para desasnar a tanta cretinez.
    Pero nosotros, a lo nuestro.
    Un beso, amigo mío.

    ResponderEliminar