martes, 14 de diciembre de 2010

MARIO FLORES Y MARISA GRACIA VERSUS FGV

Hoy me ha llegado un correo del  sindicato UGT que relataba la reunión de los Secretarios Generales de UGT, CC.OO., SIF y SF, representantes de los trabajadores de FGV, con el Conseller de Infraesturas y Transportes, Mario Flores y la Gerente de FGV, Marisa Gracia, entre otros dirigentes del PP.
Dicha reunión se celebró en la consellería correspondiente,  el 2 de diciembre, a las 17h. El objeto de la misma era tratar de llegar a un acuerdo para tratar de desbloquear la negociación del XII Convenio Colectivo.
Mario Flores, insigne representante del PP, manifiesta la enorme incomodidad que le producen las protestas de los trabajadores y lo mucho que le molestan las huelgas (sólo con estas palabras es innecesario solicitarle que enseñe el carné de la gaviota). Mario Flores transmite la situación de precariedad económica por la que FGV está pasando, debido a que ahora no se reciben las subvenciones estatales que antes sí llegaban, pero ahora no hay liquidez, (la culpa, Zapatero,¡ faltaba más!),   por lo que está fuera de lugar la solicitud sindical de que los salarios de los trabajadores mantengan el poder adquisitivo (el consabido IPC), y, además, insiste en que va a haber una auditoría en los diferentes servicios porque sobra gente, sin especificar a qué tipo de empleados se piensa despedir. Desmedidas amenazas encierran estas palabras de Flores. Este conseller lo que no aclara es cómo se ha gestionado por Marisa Gracia los diversos servicios de FGV para haber llegado a esta situación de precariedad en que, incluso por el impago de la luz, les ha sido cortada la corriente eléctrica, conllevando que diversas estaciones del Metro quedaran inoperantes. Tampoco explica por qué la Consellería de Hacienda ha tenido que hacerse cargo del pago de tantas deudas de FGV. Y es que este desgobierto del PP ha dilapidado en grandes eventos y otras fanfarrias el dinero de todos.
Los representantes sindicales insisten en los temas básicos -salarios y mantenimiento de la actual plantilla-, pero aportan nuevas ideas para ahorrar gastos a FGV: internalizar trabajos que ahora realizan empresas externas y que cobran bastante más. Este tema al PP no le interesa, pues los trabajos encargados a Empresas amigas siempre dejan alguna propina a los contratantes.
Los sindicatos continúan en su solicitud de un tema también muy importante regular el Reglamento de Sanciones en el tema de los despidos, pues ello conllevaría transparencia.
A todo ello el magnánimo Sr. Flores responde que hay que privatizar las nuevas líneas, y que los trabajadores de FGV son unos privilegiadísimos con su normativa y sus salarios.
La  reunión finaliza con la intervención de la gerente de FGV, Marisa Gracia, abriendo la posibilidad de presentar  mañana, martes 14, en la reunión del Convenio, una propuesta para un Convenio colectivo a dos años. 
A pesar de que a diario me llegan correos de las diferentes federaciones de UGT, me ha sorprendido de tal manera la brutalidad de capataz negrero de este Mario Flores, que he contactado con distintos enlaces sindicales y me han confirmado la veracidad de lo recibido y ahora trasladado aquí.

Obvia, con alevosía, decir el Conseller que una gran mayoría de estos empleados de FGV tienen el privilegio de ser mileuristas, y que los que ganan sobre 1.500 euros llevan un montón de años y salud entregados a esta empresa.
Obvia, igualmente, señalar que la Gerente, Marisa Gracia, viene a cobrar un mínimo de 70.000 euros, al margen de otras prebendas, como premio, al parecer, de una nefasta gestión. Y vuelve a obviar que, desde la llegada a este puesto, el 3 de septiembre de 2003, Marisa Gracia ha incrementado en 54 el número de Directivos de Ferrocarrils, todos ellos sustanciosamente gratificados.

De igual manera, tampoco menciona el Sr. Flores la despiadada y triste tragedia del 3 de julio de 2006, por no haber gastado 3.000 euros en una baliza que hubiera frenado el tren de la muerte en la fatídica curva que lleva a la estación de Jesús. Aunque, para que el olvido deje arrinconados a los familiares de las víctimas, han tenido la diligencia de cambiar el nombre de la estación; ahora se llama estación de Joaquín Sorolla. Pero ni un euro han invertido en mejorar la seguridad de la línea 1.

Al hablar de trabajadores privilegiadísimos al referirse a los empleados de FGV, encierra Mario Flores una doblez y un nefasto deseo de desprestigiar a estos trabajadores, pues la sociedad ha interiorizado lo de trabajadores privilegiados=controladores aéreos, de millonarios sueldos.La insidia del conseller es semejante a la esterilidad de su trabajo. Es éste un depredador más de los que conforman este PP ultra y despilfarrador de los dineros de los fieles contribuyentes.

Ésta es claramente la política propia del PP, abusar al máximo del trabajador, teniéndolo atemorizado con hacerle perder el precario empleo que ahora tiene, en lugar de averiguar cómo cada uno de los Directivos importantes gestiona la misión para la que fue nombrad@. La única explicación a estos despropósitos es que la gestión de Mario Flores también deja mucho que desear.

La gente debe saber todas estas cosas, y en el momento de los próximos comicios, además de no abstenerse,  debe  votar con conocimiento de causa.   Éste es mi propósito: difundir algo de información que una inmensa mayoría desconoce.  Las lamentaciones  a posteriori   ya no sirven de nada. 

3 comentarios:

  1. Estoy completamente de acuerdo con este texto. Como siempre, la culpa de la pésima gestión de los dirigentes de esta empresa la acabarán pagando los trabajadores.

    ResponderEliminar
  2. Estoy completamente de acuerdo con este texto. Como siempre, la culpa de la pésima gestión de los dirigentes de esta empresa la acabarán pagando los trabajadores.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, Anónimo. Y ahora lo tenéis crudo. Con el inmenso paro que hay y el cambio producido en el derecho de los trabajadores a mantener su puesto de trabajo ganado por oposición, la dirección de FGV y Mario Flores harán lo que les pase por su infame pensamiento. Se niegan a firmar el nuevo Convenio Laboral hasta después de Elecciones para, pasado el 22 de mayo, echar a quienes quieran ellos. Ahora quienes hacen huelga, además del sueldo quitado, estarán en el punto de mira de los jefazos.
    La única solución es, como la Historia ha demostrado siempre, es la UNIÓN entre vosotros. Si vuestra acción es de todos, podréis ganar. Pero no olivides aquello de "divide y vencerás".
    Sólo la huelga y manifestaciones generales y generalizadas es la fuerza que tenéis, y es mucha.
    Un saludo agradecido.

    ResponderEliminar