sábado, 18 de diciembre de 2010

¿PINZA UGT-FSP CON PP?

Da la impresión de que Josep Lozano, super jefe de la FSP de Valencia y muy bien avenido con Blanquerías, ha sobredimensionado su papel de sindicalista-defensor de los derechos de los trabajadores, cuando a propósito de las diferentes medidas que la Reforma Laboral conlleva ( y que a mí personalmente me repugnan, como persona intrínsecamente de izquierdas y siempre defensora de los más débiles) llega a exigir no sólo la dimisión de Zapatero, sino Elecciones Anticipadas.
Justo los mismito que el PP viene pidiendo cada vez que uno de los suyos estornuda. Los del PP, que jamás han demostrado un mínimo sentido de estado, que están poniendo palos en las ruedas del Gobierno, haga o deje de hacer, se trate del tema que sea, incluso ante la barbarie de la conducta de estos controladores-privilegiados-mentirosos-egoistas, que no han tenido empacho en paralizar a España entera con tal de no perder ni una de sus millonarias prebendas, y que ahora, ante las medidas impuestas por la Sra. Merkel, la nueva lideresa mundial, y que el insaciable Moovy's nos exige, medidas propias de la política neoliberal, la que al PP le gusta, incluso ante esto ponen sus pegas retorciendo los argumentos para acabar solicitando elecciones anticipadas.
El PP sabe, porque ha trepanado con su desgaste diario el cerebro de las masas con este fin, que la enorme crisis global que todos estamos sufriendo, ha hecho mella en la opinión de la gente contra el Gobierno Socialista y su presidente, Rodríguez Zapatero. Por lo tanto, y así lo subrayan las encuestas, de haber ahora elecciones generales, el PP obtendría la mayoría absoluta y  desparramarían sus posaderas en la Moncloa.

La FSP-UGT, dentro de su trabajo sindicalista, es normal que manifieste su malestar, intenso, por la agresión, en primerísmo lugar  de las clases obreras más desfavorecidas. Su labor es esa, la defensa del trabajador antes que nada. Le experiencia de Josep Lozano no es pequeña, y conoce las horas y horas de negocición y los tira y afloja que esta tarea conlleva. No es en absoluto fácil; más bien al contrario. Y es que una crisis de esta magnitud no se conocía en el mundo desde hace  80 años. Por ello mismo, y ante una situación que la inmensa mayoría de nosotros conocemos por los libros de historia y economía, pero que no tuvimos la desgracia de padecer, las respuestas deben ser también inéditas. A todos los progresistas nos hubiera gustado que   los recortes hubieran comenzado por las grandes fortunas, pero la evasión del gran capital es el freno a esta medida. Igual que, seguramente, desearíamos que se recuperara la ley de la transmisión de bienes, ya que a quienes más puede afectar es a los que más tienen. Incluso está por resolver una modificación en los tramos impuestos a la hora de hacer nuestra declaración a Hacienda.

Pero, de aquí a solicitar adelanto de elecciones es tanto como ofrecerle el país al PP, sabiendo de antemano que las medidas de éstos en el Gobierno de la nación serían muchísimo peores que las que Zapatero, por imposición de Bruselas, ha tenido que acometer aquí. Y a esto el único apelativo que se le puede poner es el absoluta irresponsabilidad e infidelidad.
Es curioso lo valientes que se ponen los sindicatos con los partidos de izquierdas, cuando  éstos están en el poder, y lo serviles que son ante poderes poco  o nada democráticos. Y es que el autoritarismo debe de imponerles y protestan demasiado bajito, no se les oye. La chulería les llega cuando es la izquierda la que manda. Quizá sea algo propio del ser humano...

Con Felipe González, Julio Anguita hizo la pinza con los peperos. Y ahora, con Zapatero,  Gaspar Llamazares -tan brillante y equilibrado en otros momentos- también parece querer quitarse a Zapatero de encima; y en ello coincide igualmente con los del PP.

Una lástima, porque es demasiado lo que nos jugamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada